Mindfulness y Psicología

Cuando se deshace la nieve

Ha nevado en Madrid como hace mucho tiempo que no lo hacía. Lo he vivido como algo maravilloso. He podido ejercitar con ello mi mente de principiante viendo los árboles cargados de nieve. También he podido ir a la compra pisando la nieve y hundiéndome hasta las rodillas, estar en el supermercado con palos de ski o ver mi pueblo y a mis vecinos como si estuviéramos en esas maravillosas ciudades del Norte de Europa que vemos en las revistas o en la televisión.

Por supuesto, también he vivido los inconvenientes que se pueden producir, porque todo tiene sus luces y sus sombras, pero para mí ha sido un soplo de aire fresco dentro de esta situación de pandemia. Ha sido poder centrar mi atención en otra cosa.

La vida nos ha vuelto a enseñar que es ella quien manda, quien pone las normas y que no tenemos control sobre la realidad, sólo manejo sobre la situación tal y como se presenta.

Hace un tiempo leí en una entrevista a un lama que, ante la pregunta de si disfrutaba menos las cosas al entrenar la ecuanimidad, respondía que las disfrutaba igual que los demás. Ponía el ejemplo de que él, cuando se tomaba un helado lo disfrutaba completamente, la diferencia era que cuando se acababa no lo echaba de menos. En estos días han vuelto esas palabras a mi mente porque las he podido entender desde la experiencia y no desde el razonamiento.

He disfrutado la nieve cada día mientras ha durado, pero ahora no la echo de menos y creo que es precisamente porque la he disfrutado mientras ha estado. Entonces he pensado que con la vida sucede un poco lo mismo. Supongo que, cuando llegamos al final, la forma de despedida y aceptación depende mucho de si la hemos disfrutado y vivido a tope en cada momento, de acuerdo a nuestros valores y nuestro propósito de vida. Escapando del piloto automático y, de esa manera, no echar de menos que se acabe porque la habremos vivido con conciencia plena, aprovechando a cada paso el momento presente.

Compartir

Facebook
WhatsApp
Email
Patricia de la Fuente

Patricia de la Fuente

Psicóloga General Sanitaria, Máster en Mindfulness y Trained Teacher en MSC (Mindfulness Self-Compassion).
Ayudo a las personas a trabajar dificultades relacionadas con la angustia, ansiedad y estrés para que se adentren en la mayor aventura que existe que es conocerse desde el interior, para desde ahí sacar lo mejor de sí mismos. Anímate a comenzar este viaje, me encantará acompañarte.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tabla de Contenidos

Ver además

Otros Artículos

Oportunidades para el futuro

En todas las situaciones de confinamiento que se han dado en la historia se han producido cambios o descubrimientos que han marcado un antes y

Héroes en el silencio

Está demostrado que cuando hacemos cosas por los demás de una manera auténtica nos sentimos mejor. Es importante resaltar que esa tendencia que en muchas